Extregusta 2017

La feria vendió en la segunda jornada 62.500 tiquets, 2.500 más que en 2010. 

Extregusta se desborda y solicita continuar en el paseo de Cánovas

FUENTE: EL PERIÓDICO EXTREMADURA. SIRA RUMBO.

Un paseo de Cánovas desbordado. El buen tiempo y la situación céntrica animó ayer a miles de cacereños a tomar las tapas en la feria Extregusta, que se celebra desde el viernes en el parque de Cánovas. Desde las 13.30 horas hasta pasadas las 18.30 horas fue prácticamente imposible cruzar el paseo, anegado de personas que se acumulaban en los expositores formando largas colas a la espera de conseguir una tapa o una cerveza.

Solo en la jornada de ayer la feria vendió 62.500 consumiciones, 2.500 más que en el mismo día en la pasada edición y el triple de lo que se vendió durante la primera jornada (20.400). De hecho muchos de los expositores se vieron desbordados por la cantidad de clientes y hacia las 17.00 horas habían agotado todas las existencias. Otros muchos tuvieron que realizar varios viajes a los almacenes de sus restaurantes o empresas para reponer alimentos.

El éxito de asistentes ha llevado a los empresarios a solicitar a la organización que la feria continúe desarrollándose en el paseo de Cánovas en un futuro --esta era la primera vez que se celebraba en esta ubicación, en las anteriores ediciones tuvo lugar en la plaza Mayor o en el pabellón Serrano Macayo--. Sin embargo, el presidente de Ifeca (organizadora del evento), Rafael Robina, explicó que aún deberán reunirse para debatir este asunto. "Cuando pasen unos días nos reuniremos con el comité organizador para debatir la próxima ubicación. Cánovas tiene sus pros y sus contras. Es cierto que tiene sombras y está muy céntrico, pero hay mucha saturación. Falta más infraestructura", dijo.

Fuente: Hoy.es

JOSÉ MANUEL MARTÍN | CÁCERES.

 

El cambio de ubicación del certamen es bien recibido por el público y los empresarios

Masiva afluencia a Extregusta, que cierra el primer día con 20.400 tiques.

 

Mucha gente de cañas en el Paseo de Cánovas. Los 20.400 tiques vendidos lo demuestran. Una demanda superior a la de la edición anterior, lo que ha motivado que hoy se instalen dos casetas más de venta para evitar aglomeraciones.

La inauguración oficial se produjo a las 13 horas y el punto final a la primera jornada se puso con la ceremonia de entrega de galardones. El Premio Caldero Artesano se otorga en dos categorías: a la mejor tapa de restaurante y a la mejor tapa de empresa. En la modalidad de empresas competían 15 establecimientos y en la resturantes se inscribieron 17 casetas.

Los Calderos Artesanos recayeron en La Tapería Dallas Brunch, en la categoría de restaurante, y en Tajonatural, en la categoría de empresa. Juan Burgos, cocinero de Dallas, ofreció a sus clientes una brocheta de carrilera ibérica sobre puré de ajos, melocotón y aceite de Pimentón de la Vera, mientras que el pincho de pan con capranatura y sirope de fresa fue elegido mejor tapa de empresa.

En la categoría de restaurante, la piruleta sorpresa de Extremadura, de La Taberna de Sole, fue reconocida con el segundo premio y la ensalada de arroz ibérico, tomates confitados de Montijo y alioli verde, del Catering Vía de la Plata, mereció el tercer premio, según el jurado. El segundo puesto en la categoría de empresa fue para Quesos de Acehuche Guiber por su ensalada de queso de Acehuche y la tercera posición fue para la tosta de queso de la Serena a media curación de la Quesería García-Risco.

Cada uno de los expositores presentaba a concurso una tapa, aunque puede ofrecer hasta un máximo de cinco. De esta forma hay más de 120 pinchos diferentes a disposición de los clientes. En el recinto habilitado para la feria se instalaron 33 casetas de establecimientos de hostelería. «La feria va muy bien y a la sombra se está bien», decía Juan Burgos, cocinero de la Tapería Dallas, en las primeras horas. También terminó bien, al menos para él que se alzó con el galardón principal.

La amplia oferta de tapas y el buen tiempo invitaban a los cacereños a comer fuera de casa y empezar de manera anticipada el fin de semana.

En la ceremonia de entrega de premios no sólo se entregaron los Calderos Artesanos, sino que también se hizo entrega del Caldero de Honor a Juan Sanguino, del Premio 'Vicente Pizarro' de Escuelas de Hostelería a la Escuela de Orellana por su labor en la formación de alumnos, del Premio Torta del Casar a Joachim Koerper y se reconoció, en memoria, la labor profesional de Eustaquio Blanco. Con esto ya se conocen todos los premios de la edicción de 2011, excepto el que otorga el público con sus votos y que se dará a conocer en una semana.

Los miembros del jurado se situaron en el Quisco de la Música. Varios camareros transportaban hasta allí bandejas con los pinchos que optaban a la distinción. De este modo los jurados podían realizar su trabajo de manera más cómoda y a la sombra, ya que el calor en las horas centrales del día se dejaba sentir de manera destacada.

Entre las tapas que se pueden degustar triunfan los productos extremeños como la Torta del Casar y el cerdo ibérico. «La feria está muy bien, todo lo que he probado me ha gustado, pero prefiero las tapas elaboradas», decía María Caldera. Una opinión que compartía la mayoría del público que ocupaba de forma mayoritaria la zona de los restaurantes.

«La feria va bien, es el primer día pero la gente está animada. Hace demasiado calor al sol, pero a la sombra se está bien»

«Me gusta mucho la feria. Las tapas son muy buenas, pero prefiero las elaboradas»

«Este año han acertado con el enclave, hay más sombra y se está mejor pese al calor»